Buscando un Bulldog Francés en Ecuador

Nunca imaginé tener un bulldog francés, mucho menos lo difícil que sería encontrar un bulldog francés en Ecuador pese a la gran oferta que se puede encontrar en internet con tan solo ingresar «bulldog francés en ecuador» en Google o tu buscador de preferencia.

Mi travesía empezó un par de años atrás cuando conocí a Renata una bulldog francés fawn que pertenece a uno de mis clientes, de inmediato me sorprendí al ver sus orejas erguidas y obviamente su particular tamaño; antes ya había visto ejemplares de bulldog francés en internet pero conocer uno en persona es diferente. Me enamoré de la raza desde ese primer momento y sin saber nada sobre ellos.

Lo único que sabía antes de conocer a Renata fue que el bulldog francés es un perro que requiere muchos cuidados debido a que sufren de varias enfermedades a lo largo de su vida canina. Nacen enfermos y mueren enfermos, pero no es para alarmarse ya que si mantienes el cuidado adecuando es altamente probable que no sufran en edades avanzadas.

El bulldog francés es costoso de mantener así que debes estar en capacidad de proveerle no solo cariño y calidad de vida sino también buen alimento, buen veterinario y un buen espacio en el cual vivir.

Conociendo la raza del bulldog francés

Antes de buscar al bulldog francés adecuado para nuestro hogar empezó mi investigación sobre la raza debido a que necesitaba conocer en que territorio entraría en los próximos meses cuando ya encuentre al frechie adecuado. Entonces leí sobre el estándar de raza bulldog francés por unas dos o tres horas aproximadamente saltando de página en página hasta encontrar una fuente que explique de forma comprensible para un neófito las características de los bulldog francés; al cabo de tres horas noté que seguía como cuando empecé pues es difícil entender los términos técnicos del estándar.

Además tenía más dudas que cuando inicié mi búsqueda en internet ya que ahora sabía que habían colores admitidos y colores no admitidos. El color que más había visto en internet no era un color admitido por la Federación Cinológica Internacional – FCI y sin embargo era reconocido por otras asociaciones. El bulldog francés que me había cautivado era nada más y nada menos que el blue, un ejemplar de color gris completamente y con ojos color azul. Este bello ejemplar tenía un costo promedio de $2500 dólares y no existían en Ecuador.

¿A qué se debía el precio elevado versus los colores tradicionales?
Pese a no ser un color reconocido por la FCI por no estar dentro de su estándar del bulldog francés ese bonito ejemplar costaba 3 veces más que un ejemplar de color reconocido por la FCI. Después de investigar un poco más y contactar con criadores de esta raza en Colombia entendí que se trataba de una particularidad en la raza y es que son mucho más delicados que los bulldog francés estándar y además de su color está el hecho de que requieren de muchos cuidados desde que están en el vientre de la madre y hasta el momento en que se van sus nuevos hogares. Ese lapso de tiempo se vuelve realmente costoso para los criadores, y en ocasiones no sobreviven todos los cachorros de una camada pese a todo el trabajo y cuidados por los que tuvo que pasar su criador.

Buscando el bulldog francés adecuado

Nuestra hija tenía 10 años cuando empezamos a buscar un bulldog francés adecuado para nuestro hogar, una de las razones por la cual elegimos esta raza es por su buen carácter y delicadeza al momento de jugar con niños y ancianos.

Empezó la búsqueda de nuestro futuro bulldog francés -y aunque suene chistoso tenía el nombre correcto un año antes de tenerlo- pero no conocíamos criadores de la raza en Ecuador en los cuales poder confiar nuestro dinero y nuestras ilusiones.

Vivíamos cerca del parque La Carolina en Quito, por esa simple razón estábamos constantemente por ahí y el mundo conspiraba en contra nuestra mostrándonos ejemplares de bulldog francés. Conspiraba en contra nuestra ya que buscábamos una referencia (en base a la experiencia del dueño) de donde buscar nuestro futuro y esperado bulldog francés. Nadie nos recibió con buen gesto, todos asumían que teníamos malas intenciones hacía sus mascotas y evadían la pregunta respondiendo «busca en Mercado Libre o en OLX» y de inmediato se alejaban.

Ya habíamos buscado en Mercado Libre y OLX pero no teníamos certezas, solo dudas. Quizás pedíamos demasiado, pero solo queríamos una recomendación y para nosotros no era mucho pedir. De esa triste experiencia nace este proyecto de construcción de una comunidad del Bulldog Francés en Ecuador.

Solicité ser admitido en grupos de bulldog francés al rededor de todo el Ecuador y tampoco fue tan productiva esta tarea ya que los ejemplares que encontrábamos no estaban en el país y aún así los ofertaban como si lo estuvieran. Muchos cachorros estaban en Colombia, otros no eran de nuestro gusto (tenía que gustarnos a los 3) y otros estaban en Estados Unidos y en Ucrania.

Como decía más arriba, un bulldog francés no es un cachorro económico entonces arriesgar una cantidad más o menos fuerte en un cachorro que no sabes si llegará a tus manos es jugártela y arriesgarte a no obtener nada. Y después de meses en la búsqueda apareció un cachorro que personalmente era el adecuado y que le lucía el nombre que habíamos seleccionado con tanta antelación.

Lo conocimos como Napoleón, nosotros más tarde lo llamaríamos Otto… Pero este bello ejemplar estaba fuera de la ciudad y siempre que la familia lo haya seleccionado también yo estaba dispuesto a viajar hasta Guayaquil para conocerlo y traerlo a casa. Diego, su criador me enviaba toda la información que le solicitaba a través de Facebook Messenger que fue por donde contactamos y yo sentía que la búsqueda de nuestro bulldog francés había llegado a su fin.

Diego respondía a todas mis preguntas, y eso me generó mucha confianza. En esos días me resultaba difícil moverme fuera de la ciudad y él se ofreció a llevarlo hasta Quito para que yo lo conozca y pueda ver lo que estaba comprando; recuerdo que no tuvo problema en llevarlo sin que le adelantase más que los gastos de movilización de el Napoleón. Todo el tiempo estuvimos informados del trayecto de nuestro cachorro de bulldog francés hasta Quito, y cuando lo conocimos en persona realmente nos deslumbró y los llevamos a casa.

¿Cómo elegir el bulldog francés adecuado para ti?
No sabría si existe una forma correcta pero en nuestro caso realmente buscábamos un bulldog francés «vaquita» o un negro como «chimuelo» el dragón de Hipo Abadejo en «How to train your dragon». Cuándo conocimos a Otto lo que nos gustó fue su color que lo hacía diferente de los demás pues salía del tradicional fawn (cafecito). Esa fue la principal razón de elegirlo entre varias opciones, la segunda razón fue que su criador nos dio mucha confianza, la tercera fue que nos gustó a todos.

A continuación te dejo unas pautas para seleccionar tu próximo cachorro:

  • Características del ejemplar
    Analiza sus mejores cualidades en base a tu gusto, por ejemplo: cabeza, prominencia del hocico (los hay muy ñatos y con trompa corta), patas anchas, color de piel, etc.
  • Características de los padres y abuelos del ejemplar
    Solicita que te muestren a sus padres como requisito, y al menos unas fotos de los abuelos materno y materno. Si el ejemplar tiene pedigree podrás conocer su árbol genealógico.
  • Pedigree
    Un bulldog francés con pedigree tiene garantizada una línea de sangre cuidada por sus criadores. Este registro suele incrementar el costo de un cachorro por ejemplo: $800 sin pedigree y $1400 con pedigree. Comprarlo con o sin este registro dependerá de tu presupuesto y objetivos.
  • Ejemplares sin pedigree
    En ningún caso son menos puros que los de pedigree, pero si tienen ciertas distinciones como la posibilidad de participar en shows caninos oficiales. Debes tener en cuenta que si los padres de tu cachorro no tiene pedigree el tuyo no lo tendrá heredado pero si puedes obtener el GIR – Guía Inicial de Registro cuando tu cachorro haya cumplido sus 8 meses.
  • Presupuesto
    La oferta es extensa y van desde $300 hasta $7000 dólares (los hay de más precios más elevados también). Los precios varían por características, pedigree y por árbol genealógico, pero también por color y es ahí donde entran en el juego los denominados exóticos con colores como: blue, chocolate, merle, etc. Los exóticos no son reconocidos por la FCI y por la AERCAN en Ecuador.

Preparando el hogar para la llegada de tu bulldog francés

Tu bulldog francés será un miembro más de la familia y debe ser tratado como tal por ello debes preparar el ambiente al cual lo llevarás y será su hogar por lo siguientes años. Antes de nada pídele a tu criador que te facilite un poco de la comida con la que lo alimentó hasta el día que te lo llevas, que sea suficiente para al menos 3 días ya que si planeas cambiar de alimento por algún motivo debes hacerlo de forma progresiva y no de forma abrupta.

En casa, prepara su lugar para dormir y un área en la cual lo educarás para hacer sus necesidades fisiológicas. En las tiendas de artículos para mascotas encontrarás platos para alimento y para el agua o también bebederos, existen casas y/o camas para que puedas equiparlo. Pero no te olvides que es un cachorro y como tal es un mundo de travesuras por descubrir y para reducirlas debes entretener a tu bulldog francés con algunos juguetes para que pueda morder.

También puedes comprar pads de entrenamiento o también conocidos como pañales de entrenamiento para que tu cachorrito o cachorrita aprendan a hacer sus necesidades por $1 dólar cada uno. Pero no todo es dinero, la alternativa económica es utilizar papel periódico.

Esta página web tiene como objetivo ayudarte a encontrar todo lo relacionado al bulldog francés en Ecuador a través de una comunidad en la cual puedes recibir consejos, encontrar cachorros, novios y novias para tus ejemplares y conocer un poco más sobre la raza. ¡Bienvenidos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *